sábado, 29 de agosto de 2009

Tartamudez

Variados son los trastornos que pueden influir en la óptima comunicación entre las personas. En ocasiones las personas tartamudas son objeto de burlas, sin embrago es importante considerar en qué consiste y cómo podemos colaborar desde nuestros conocimientos a quienes puedan verse complicados por ella.

La tartamudez es un problema universal conocido hace miles de años. Demóstenes padecía este trastorno del habla que habría corregido metiéndose piedrecitas en la boca cuando hablaba. Este trastorno ha sido objeto de un considerable interés desde hace siglos. Se han propuesto multitud de hipótesis referentes a su naturaleza y tratamiento.

Cuadro clínico:

En el lenguaje popular, la tartamudez se refiere a la repetición de sílabas, palabras o sonidos. Cuando las repeticiones, los bloques o las prolongaciones son frecuentes o dificultan la comunicación, los interlocutores identifican al individuo como tartamudo. Pese a la aparente facilidad para identificar a los tartamudos en la vida cotidiana, los especialistas no se ponen de acuerdo para definir este comportamiento.

La prevalencia de la tartamudez en el niño es del 3 al 4%. No obstante, en la edad adulta sería del 1% de la población general. La mayoría de los casos comienzan a tartamudear antes de los 5 años. No se observa ningún caso de inicio después de los 11 años. En alrededor del 75 % de los caso al tartamudez es un fenómeno transitorio que desaparece sin tratamiento. Aunque no hay que alarmarse si un niño comienza a tartamudear, es importante consultar con un profesional que conozca del tema, pues este trastorno nunca desaparece espontáneamente tras la infancia.

La intervención sobre este trastorno comprende:

a) El entrenamiento en la toma de conciencia: permite al sujeto tomar conciencia de su tartamudeo.

b) La respiración regularizada.

c) Aumento gradual del flujo verbal: facilita la integración de la respiración regularizada y permite la introducción de los objetivos próximos.

d) Reestructuración cognitiva: pretende corregir las cogniciones negativas e inadecuadas.

e) Práctica en grupo: invitamos a los pacientes a participar de él.

f) Actitudes de los padres: invitados a participar de las sesiones de terapia. Comentarles las siguientes conductas a corregir o favorecer:

 Evitar culpabilizar al niño por sus vacilaciones.
 Evitar interrumpir al niño cuando habla.
 Evitar acabar sus palabras.
 Evitar acabar sus frases.
 Evitar adivinar lo que el niño quiere o intenta decir.
 Evitar hacerle preguntas al niño sin parar o sin darle tiempo para que responda.
 Evitar corregir constantemente el comportamiento verbal del niño.
 Dar refuerzos positivos cuando se expresa con mayor fluidez.
 Mirar al niño cuando habla.
 Hablar lentamente.
 Utilizar un lenguaje sencillo.
 Identificar y modificar las circunstancias que parecen incrementar las vacilaciones.
 Animar al niño a hablar durante situaciones que faciliten un buen flujo verbal.


Un saludo afectuoso y que estén muy bien.


Jorge Escudero Bello.
Tutor Ayudante
Psicología de la Comunicación.
Digg Google Bookmarks reddit Mixx StumbleUpon Technorati Yahoo! Buzz DesignFloat Delicious BlinkList Furl

0 comentarios: on "Tartamudez"